Cómo elegir un buen bufete de abogados

Un breve decálogo, por tanto, dirigido a quienes necesitan asistencia jurídica para que puedan guiarse en la elección de un "buen despacho" como lo es gracabogados.com.

1) Competencia y experiencia

Es fundamental que el bufete esté compuesto por profesionales capaces de afrontar con soltura determinados asuntos jurídicos, que requieren la posesión de conocimientos teóricos y prácticos; es importante, por tanto, que el bufete promueva la constante actualización profesional de los abogados que trabajan en él, que pueden enriquecer y consolidar sus conocimientos jurídicos mediante la participación en conferencias, másteres y cursos de especialización.

Por lo tanto, es esencial que la Firma adopte un enfoque profesional hacia sus clientes, ocupándose únicamente de los asuntos en los que tiene buenos conocimientos y una sólida experiencia, evitando así asumir encargos en áreas desconocidas o poco practicadas.

De este modo, el bufete, gracias a la sinergia de profesionales experimentados, podrá ofrecer una asistencia multidisciplinar de alta calidad.

2) Presencia de profesionales especializados

Cuando hablamos del abogado civil, nos referimos a un profesional del derecho experto en el ámbito del derecho civil; sin embargo, esta rama del ordenamiento jurídico es tan amplia que se divide en materias específicas y, para cada una de ellas, existe una especialización concreta; así, el despacho de un abogado civil puede estar especializado en derecho laboral o en derecho mercantil o en derecho de sucesiones o en responsabilidad médica, etc.

El reconocimiento de las especializaciones de los abogados no es tan claro y general como el de otras figuras profesionales, pero es fácil entender que, por ejemplo, un abogado especialista en divorcios se ocupará casi siempre de casos de separación y divorcio, lo que le permitirá adquirir con el tiempo una mayor competencia y experiencia en esa materia específica.

Por otra parte, la necesidad de que los abogados se especialicen en un campo concreto es ahora más urgente que en el pasado, síntoma de que los tiempos cambian y los asuntos son cada vez más complicados.

Otra consideración es que un bufete de abogados especializado en un campo concreto también estará más actualizado, ya que sus profesionales tendrán más tiempo para perfeccionar sus conocimientos.

3) Tamaño

El "tamaño" de una empresa también es una consideración importante a la hora de elegirla.

Es sabido que algunos despachos de abogados están formados por uno o unos pocos abogados, mientras que otros (los que suelen operar en las grandes ciudades) emplean hasta un centenar de personas, entre profesionales y empleados.

¿Cómo elegir la empresa más adecuada a sus necesidades? Es necesario, en primer lugar, partir del nivel de complejidad del asunto que se va a someter a la atención del bufete: por lo tanto, si usted está planeando una gran ganancia a través de una operación comercial compleja, que implica la inversión de grandes sumas de dinero, sería apropiado recurrir a un bufete de abogados establecido, capaz de emplear en la práctica más abogados, tal vez especializados en diferentes temas legales. Por otra parte, si se necesita asesoramiento para la solución de un asunto caracterizado por una dificultad circunscrita, se puede optar fácilmente por la elección de un bufete más pequeño (compuesto incluso por un solo abogado).

Sin embargo, es bien sabido que en un bufete de abogados con una plantilla numerosa, muy costosa y dispersa, la práctica rara vez se asigna al propietario del bufete, sino que suele derivarse al empleado, con una competencia básica y con poca experiencia sobre sus hombros.


  • Guest
  • May 1 2021
  • Attach files